El mundo de la marca

Modelos históricos

El mundo de la marca

Modelos históricos

El mundo de la marca

Modelos históricos

El mundo de la marca

Modelos históricos

El mundo de la marca

Modelos históricos

El mundo de la marca

Modelos históricos


Todos los modelos
Modelos históricos
FL_Bivouac.png
FL-DeepBlue-B.png
FL_Bathy50.png
FL_Bathy.png
FLSoldatTaschenuhr.png
FLSoldatMondphase.png
FL_Classics.png
FLSoldatSeakKingTwinPower.png
FL_Chronographs.png
FL_Seasky.png
FL_Mecanical-Pulse-Monitor.png
  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Bivouac

    Favre-Leuba lanzó el Bivouac en 1962. Era el primer reloj mecánico de pulsera con barómetro aneroide para medir la altitud y la presión del aire. Es una pieza ligera y con 40 mm de diámetro, un tamaño que no supera el de los cronógrafos convencionales. Su fiabilidad y precisión, su facilidad de manejo y excelente legibilidad hicieron que pronto pasara a integrar el equipamiento esencial de montañeros, pilotos, exploradores y cualquier persona dedicada a superar fronteras insalvables a primera vista. 

    Mediante el bisel giratorio —que incluye una escala correspondiente a 3000 m sobre el nivel del mar, en la que cada subdivisión representa 50 m— y la manecilla roja, la altitud sobre el nivel del mar se fija al comienzo y a partir de ahí el dispositivo realiza una lectura continua. En combinación con el anillo exterior de la esfera, la manecilla roja muestra también la presión atmosférica en milibares. Al situar en cero el bisel giratorio, la altitud (bisel) y el promedio dominante de presión atmosférica (anillo de la esfera) toman valores totalmente opuestos. Si la manecilla roja se encamina ahora a un valor más bajo, es que la presión atmosférica está decreciendo, lo que significa que se deterioran las condiciones climáticas; si alcanza un valor más alto, habrá un tiempo estupendo.

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Deep Blue

    El primer reloj de buceo de Favre-Leuba, el modelo Water Deep de 1960, sentó la base del éxito de la empresa en esta categoría. Le siguió el Deep Blue en 1963. Impermeable hasta 200 m, se convirtió rápidamente en un accesorio favorito de todos los aventureros subacuáticos.

    El diseño minimalista de la esfera, con índices luminosas y de generosas dimensiones, y las características manecillas garantizan legibilidad perfecta en cualquier condición lumínica. El anillo giratorio en otro color, situado en el borde de la esfera, es una ayuda para respetar los tiempos de buceo y descompresión durante el ascenso. Está situado bajo un cristal y solo se puede manejarlo a través de una corona, lo cual previene que vuelva a cero accidentalmente. Para ofrecer un manejo fácil y seguro, la corona de la cuerda está colocada a la altura de las cuatro en punto, mientras que la corona para girar dicho anillo está a las dos en punto.

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Bathy 50

    El gran éxito del Bivouac inspiró a Favre-Leuba para emplear el principio del barómetro aneroide también para medir la presión bajo el agua, y así fue como en 1968 la marca introdujo el Bathy, el primer reloj mecánico de pulsera del mundo en mostrar no solo el tiempo de buceo, sino también la profundidad alcanzada en cada momento. Se lanzaron dos modelos: uno medía la profundidad en metros; el otro, en pies. El que se ve aquí medía la profundidad en metros, hasta un límite de 50.

    Para ajustar y vigilar el tiempo de buceo, se usa el bisel giratorio con graduaciones de 60 minutos, junto con la manecilla de los minutos. La caja lleva en su interior un diafragma que transmite los cambios de presión bajo el agua a la manecilla roja, que calibra profundidades de hasta 50 m y las indica en la escala exterior de la esfera. Al ascender, la escala roja existente en la esfera ayuda al buceador a respetar los tiempos de descompresión necesarios. Los números y las manecillas del Bathy están dotados de luminosidad muy intensa, por lo que resultan fáciles de leer sin errores, incluso en condiciones de visibilidad escasa.

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Bathy 160

    El gran éxito del Bivouac inspiró a Favre-Leuba para emplear el principio del barómetro aneroide también para medir la presión bajo el agua, y así fue como en 1968 la marca introdujo el Bathy, el primer reloj mecánico de pulsera del mundo en mostrar no solo el tiempo de buceo, sino también la profundidad alcanzada en cada momento. Se lanzaron dos modelos: uno medía la profundidad en metros; el otro, en pies. El que se ve aquí medía la profundidad en pies, hasta un límite de 160.

    Para ajustar y vigilar el tiempo de buceo, se usa el bisel giratorio con graduaciones de 60 minutos, junto con la manecilla de los minutos. La caja lleva en su interior un diafragma que transmite los cambios de presión bajo el agua a la manecilla negra, que calibra profundidades de hasta 160 pies y las indica en la escala exterior de la esfera. Al ascender, la escala roja existente en la esfera ayuda al buceador a respetar los tiempos de descompresión necesarios. Los números y las manecillas del Bathy están dotados de luminosidad muy intensa, por lo que resultan fáciles de leer sin errores, incluso en condiciones de visibilidad escasa.

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Relojes de bolsillo

    Con su refinada factura, los relojes de bolsillo de Favre-Leuba, que la casa seguiría fabricando en sus propios talleres hasta principios del siglo XX, se vendieron en todo el mundo y recibieron abundantes distinciones en exposiciones nacionales e internacionales, como fueron las de Londres (1851), Nueva York (1853), París (1855), Berna (1857) y Oporto (1865).

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Calendario

    En este reloj de pulsera de la década de los cincuenta, Favre-Leuba reunió todas las funciones de calendario relevantes: la fase de la Luna aparece en un recorte de la esfera a la altura de las seis en punto; día y mes se indican en ventanas a las doce en punto, mientras la manecilla con el cuarto creciente señala a la fecha en el anillo exterior de la esfera.

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Clásicos

    Además de los cronógrafos con funciones específicas, los relojes de pulsera de Favre-Leuba cosecharon también mucha popularidad y reconocimiento internacional desde el primer cuarto del siglo XX.

    Este modelo con segundero pequeño, fabricado a finales de los años cuarenta, se caracteriza por una estética parca de bellas líneas, su legibilidad excelente y su precisión y fiabilidad.

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Sea King Twin Power

    El Sea King Twin Power utiliza un calibre FL251, lanzado y patentado en 1962, con una altura de tan solo 2,95 mm. Con este movimiento, Favre-Leuba revolucionó la fabricación en masa de relojes extraplanos con segundero en el centro: su diseño de dos barriletes hace posible utilizar componentes de dimensiones convencionales y colocar el segundero central en el mismo nivel que los barriletes. Aplicando dicha idea, los diseñadores pudieron reducir significativamente la altura del calibre.

    El robusto movimiento del reloj tiene una reserva de marcha de 50 horas y una sobresaliente solidez. Estaba disponible en versiones diferentes, con o sin función calendario; más tarde sería fabricado también en versión automática y utilizado en una amplia gama de relojes de pulsera. 

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Cronógrafos

    El auge del deporte profesional y los campeonatos demandaba relojes más versátiles y más exactos, también para la muñeca. Favre-Leuba satisfizo desde muy pronto esta demanda con sus funcionales cronógrafos de pulsera. En torno a 1925, la marca fabricaba ya los primeros cronógrafos monopulsador, en los que un único botón tenía a su cargo poner en marcha el cronógrafo, detenerlo y ponerlo a cero. En los años treinta, el mecanismo de dos pulsadores permitió al usuario interrumpir o continuar a su gusto el tiempo cronometrado, dando así lugar al denominado «cronometraje acumulativo por tramos».

    Este cronógrafo de Favre-Leuba, fabricado a principios de los años cuarenta y equipado con cuerda manual, se caracteriza por la hermosa simetría de su visualización mediante dos subesferas. La subesfera a las tres en punto funciona como un contador de 30 minutos, mientras que a las nueve en punto se halla el segundero pequeño. Las funciones del modelo se complementan con una escala de taquímetro.

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Sea Sky

    El Sea Sky de Favre-Leuba señalaba la transición a la nueva década de los setenta. Con su característico diseño de la caja en forma de almohada, la marca reconocía así el estilo de la época.

    Impermeable hasta 200 m, el Sea Sky aúna las funciones de un cronógrafo con las ventajas prácticas de su bisel giratorio de dos caras. Además del segundero pequeño y sus dos contadores de 30 minutos y 12 horas, el modelo incluye una práctica escala de taquímetro.

  • El mundo de la marca | Modelos históricos
    Pulsómetro mecánico

    Este cronógrafo mecánico de Favre-Leuba, fabricado a mano a principios de la década de los setenta, muestra una indicación especialmente importante para quienes buscan conquistar y volver a trazar sus propias fronteras: ¡un pulsómetro!

    Tras poner en marcha el cronógrafo, el usuario cuenta quince latidos del corazón y, acto seguido, puede averiguar el propio pulso en el primer cuadrante de la escala, la parte marcada en rojo situada en el borde exterior de la esfera. Por su parte, la escala marcada en amarillo sirve de taquímetro para medir la velocidad

El mundo de la marca | Modelos históricos
Bivouac

Favre-Leuba lanzó el Bivouac en 1962. Era el primer reloj mecánico de pulsera con barómetro aneroide para medir la altitud y la presión del aire. Es una pieza ligera y con 40 mm de diámetro, un tamaño que no supera el de los cronógrafos convencionales. Su fiabilidad y precisión, su facilidad de manejo y excelente legibilidad hicieron que pronto pasara a integrar el equipamiento esencial de montañeros, pilotos, exploradores y cualquier persona dedicada a superar fronteras insalvables a primera vista. 

Mediante el bisel giratorio —que incluye una escala correspondiente a 3000 m sobre el nivel del mar, en la que cada subdivisión representa 50 m— y la manecilla roja, la altitud sobre el nivel del mar se fija al comienzo y a partir de ahí el dispositivo realiza una lectura continua. En combinación con el anillo exterior de la esfera, la manecilla roja muestra también la presión atmosférica en milibares. Al situar en cero el bisel giratorio, la altitud (bisel) y el promedio dominante de presión atmosférica (anillo de la esfera) toman valores totalmente opuestos. Si la manecilla roja se encamina ahora a un valor más bajo, es que la presión atmosférica está decreciendo, lo que significa que se deterioran las condiciones climáticas; si alcanza un valor más alto, habrá un tiempo estupendo.