Marca | Historia

1718: Abraham Favre (1702-1790), que puso los cimientos de la marca Favre-Leuba, empezó un periodo de aprendiz en relojería.

1737: Al 13 de marzo de 1737 se remonta el primer documento oficial en que Abraham Favre aparece citado como fabricante relojero por cuenta propia establecido en Le Locle.

1749: En torno a 1749, Abraham Favre fue nombrado Maître horloger du Locle (maestro relojero de Le Locle).

1792: El 1 de octubre, Abraham Favre (1740-1823), hijo del fundador de la casa, fundó junto con sus hijos Frédéric y Henry-Louis la compañía «A. Favre & Fils».

1815: Henry Auguste (1796-1865), hijo de Frédéric Favre y por tanto cuarta generación de la familia de relojeros, se asoció con Auguste Leuba, natural de Buttes, en Val-de-Travers.

1820: Henry-August Favre viajó por todo el mundo —de Alemania a Rusia, por Cuba hasta llegar a Nueva York, de Brasil a Chile— para establecer en mercados remotos la distribución de los refinados relojes de bolsillo fabricados en su propio taller.

1851: Los relojes de bolsillo de Favre-Leuba recibieron numerosos galardones en exposiciones nacionales e internacionales, como, por ejemplo, las de Londres (1851), Nueva York (1853), París (1855), Berna (1857) y Oporto (1865).

1855: Fritz Favre (1828-1877), demostrando ser digno sucesor de su padre, prosiguió con éxito la estrategia de expansión por Europa, América y Asia.

1865: En 1865 y 1867, Fritz Favre viajó hasta la India y lanzó allí su marca; la zona se convertiría rápidamente en un importante mercado para Favre-Leuba.

1896: Las oficinas centrales de la empresa se trasladaron de Le Locle a Ginebra.

1908: 19En 1908 asumió la dirección del negocio familiar Henri Favre-Leuba (1865-1961), que siguió haciendo crecer la marca sin pausa. Presidió el consejo de administración hasta su fallecimiento en 1961.

1925: Favre-Leuba lanzó los primeros cronógrafos monopulsador en la época en que los relojes de pulsera empezaban a desplazar los de bolsillo.

1945: Tras la Segunda Guerra Mundial, Favre-Leuba logró establecerse sólidamente en la India a través de sus oficinas propias en Bombay. Paso a paso, la empresa familiar fue reconquistando su posición y relevancia en otros mercados relojeros: primero en Suiza, a continuación en Europa y, por último, en América y África. Sus sucursales internacionales, en ciudades como Hamburgo, Londres, Rangún, Karachi, Singapur o Nueva York, aseguraban el buen funcionamiento de la distribución y un servicio al cliente de primera categoría.

1946: Después de 1946, Favre-Leuba empezó a exponer regularmente en la feria relojería de Basilea, al que añadió en 1953 el Salon Montres et Bijoux (feria de relojería y joyería) de Ginebra.

1948: Favre-Leuba fabricaba relojes de precisión, tales como cronómetros cuya precisión fue galardonada con abundantes primeros premios del observatorio del cantón de Neuchâtel.

1955: Favre-Leuba introdujo el calibre de la manufactura FL101, empleado en los modelos de relojes Sea Chief, Sea King y Sea Raider.

1957: La marca introdujo el calibre FL102 con calendario, utilizado en sus modelos Datic. Le siguieron los movimientos automáticos FL103 y FL104, equipados con o sin indicador de la fecha.

1960: La marca introdujo el primer reloj de buceo en toda su historia, el Water Deep. Fue el cimiento en que se basó el éxito cosechado en esta categoría.

1962: BIVOUAC: Favre-Leuba desarrolló el legendario Bivouac, el primer reloj de pulsera mecánico del mundo con barómetro aneroide para medir altitud y la presión atmosférica. Pronto pasó a integrar el equipamiento indispensable de quienes han traspasado límites aparentemente establecidos. El Bivouac cumplió una de sus primeras misiones cuando el equipo nacional suizo de paracaidismo lo utilizó en el Campeonato Mundial de 1962 en los Estados Unidos. El montañero italiano Walter Bonatti llevaba un Bivouac en 1964 al ser el primero en ascender, junto con el ginebrino Michel Vaucher, la cara norte de la Punta Whymper (4196 m) de las Grandes Jorasses, y también cuando coronó la cara norte del monte Cervino por la ruta más directa. El joven Michel Darbellay, del cantón del Valais, emprendió en 1963 su primera escalada en solitario del Eiger llevando en la muñeca un reloj procedente de los talleres de Favre-Leuba, que le proporcionó información fiable sobre la altura alcanzada en cada momento y la inminencia de cambios climáticos. El célebre explorador polar francés Paul-Émile Victor puso su confianza en su Bivouac en numerosas expediciones a los hielos eternos.

CALIBRE FL251: Con sus 11,5’’’ y una altura de tan solo 2,95 mm, el calibre patentado FL251 y sus dos barriletes revolucionaron en 1962 la fabricación en serie de movimientos extraplanos con segundero en el centro.

1963: DEEP BLUE: A los tres años de la presentación del primer reloj de buceo fabricado en talleres propios, la marca lanzaba el modelo Deep Blue, impermeable hasta 200 m.

NUEVAS OFICINAS CENTRALES: Favre-Leuba reasumió la fabricación de sus propios ébauches en la empresa recién establecida, con oficinas centrales en Petit-Lancy, cerca de Ginebra. La empresa retomó la misma denominación que a finales del siglo XIX: «Manufacture d’Horlogerie Favre-Leuba S.A.».

1967: La Fédération Horlogère Suisse (federación de relojeros suizos) concedió a Favre-Leuba el primer puesto en la categoría «Cronógrafos y relojes deportivos» en la exposición mundial de Montreal.

1968: BATHY: En 1968, la marca introdujo el Bathy, el primer reloj mecánico de pulsera del mundo en mostrar no solo el tiempo de buceo, sino también la profundidad alcanzada en cada momento.

TWIN POWER: Favre-Leuba añadió un sistema de cuerda automática a sus innovadores calibres de dos barriletes, convirtiéndose en una de las primeras marcas en usar dicha combinación en su fabricación en serie. Los nuevos movimientos estaban disponibles con y sin función calendario.

1970: Varios modelos señalaron la transición a la década de los setenta; encajaban a la perfección con la moda de la época por su característico diseño en forma de almohada. En el interior del Sea Raider con indicación del día y del calendario latía un calibre automático FL1164 con 36 000 Ah, mientras que el Memo Raider hizo las delicias de clientes de todo el mundo con su alarma automática.

En los modelos Sea Sky y Sea Sky GMT, lanzados a la vez, las funciones del reloj de buceo se aúnan con las de un cronógrafo y una manecilla de las 24 horas.

1985: El lanzamiento de movimientos baratos de cuarzo hundió la industria relojera suiza en una grave crisis que no hizo una excepción con la actividad de los talleres de Favre-Leuba. A consecuencia de ello, la familia se vio obligada a vender la marca en los años ochenta. Tras ello, la empresa cambió de propiedad varias veces.

2011: El 16 de noviembre de 2011, la tradicional marca Favre-Leuba pasó a manos del grupo Tata, que trasladó las oficinas centrales a Zug.

2012: Tras una profunda investigación de la historia de Favre-Leuba y sus legendarios relojes, el nuevo equipo empieza a desarrollar una estrategia sostenible y a largo plazo que se basa en las virtudes de Favre-Leuba y enlaza con los valores que la marca construyó afanosamente durante décadas. El resultado es una colección de relojes muy funcionales que retoman los logros técnicos y estéticos de Favre-Leuba, actualizados ahora con tecnologías propias y un destacado diseño hecho con mano segura, a lo que se añade una presencia en el mercado contemporánea e innovadora.

2016: Favre-Leuba lanza su reloj de buceo definitivo, el Raider Harpoon, que ofrece una manera totalmente singular de leer la hora. Con su innovadora utilidad y sabiendo simplificar lo complejo, el modelo es sin duda merecedor de incorporarse a la larga línea de relojes legendarios diseñados desde siempre por la marca.

2017: 280 ANIVERSARIO: Nuestro 280 aniversario se celebra en la Baselworld con el lanzamiento del Bivouac 9000, el instrumento definitivo para cualquier altitud

EMBAJADORES DE LA MARCA: La marca patrocina a numerosos atletas y expediciones, haciendo gala de su reivindicación: «sobrepasando fronteras». La Misión Ártica, encabezada por Pen Hadow, el viaje al Macizo Vinso con Satyarup Siddhanta y la sesión de buceo de récord mundial realizada por Sayuri Kinoshita son algunos de los embajadores que representan a Favre-Leuba y a sus relojes instrumentales.

2018: GANADOR DE PREMIOS: Menos de un año después de su lanzamiento al mercado, Raider Bivouac 9000 se hace con el galardón Watchstars en la categoría «New Stars» al mejor reloj nuevo.

50 ANIVERSARIO DE BATHY: Favre-Leuba celebra el 50 aniversario del lanzamiento en 1968 de su superestrella Bathy, con el Raider Bathy 120 MemoDepth, que mide y registra profundidades de hasta 120 metros

EL BIVOUAC 9000 HACE CUMBRE EN EL EVEREST: 2018 está resultando un gran año para Favre-Leuba, puesto que su reloj instrumental pionero, el Raider Bivouac 9000, alcanza la cima del Monte Everest. El Bivouac 9000 es el único reloj-altímetro mecánico que ha alcanzado con éxito la altitud de 8848 metros.